Una influencer de moda en TikTok con 260.000 seguidores que trabaja como niñera a tiempo completo revela cuánto dinero gana de las marcas y cómo compagina ambos empleos

Como niñera a tiempo completo e influencer de TikTok a tiempo parcial, Carolina Freixa ha convertido su contenido de redes sociales en todo un negocio de pago.

Freixa, de 23 años, comenzó a crear algunos TikToks hacia finales de 2019, pero no se lo tomó en serio hasta marzo de 2020, cuando publicó un video recreando sus conjuntos favoritos de Pinterest que terminó alcanzando más de un millón de visitas.

«Después de eso comencé a hacer más vídeos de moda de las cosas que usaba», apunta. «Y despegué desde ahí».

Encontró un nicho ideal en TikTok, como sus «30 días de outfits de otoño» o recrear atuendos de famosas como Emma Chamberlain o Kendall Jenner. Muchos de estos vídeos han obtenido millones de visitas.

Después de alcanzar cerca de 20.000 seguidores en TikTok en marzo, las marcas comenzaron a acercarse a Freixa a través de su Instagram y a ofrecerle ropa gratis para que apareciera en sus vídeos, pero no empezó a cobrar por el contenido patrocinado, hasta que llegó a los 75.000 seguidores.

Ahora, Freixa tiene alrededor de 260.000 en TikTok y ha sido contactada por algunos gerentes que buscan representarla, aunque aún no se ha decidido por ninguno. De momento planea asistir a la escuela de posgrado el próximo año para estudiar pedagogía y su trabajo como influencer le ha ayudado a ahorrar.

Las famosas de TikTok ganan dinero con la aplicación de diversas formas, como patrocinios de marca o marketing de afiliación, donde los creadores pueden agregar enlaces a su biografía para ganar una comisión (generalmente entre el 1% y 20%) sobre las ventas. Pero la mayoría de los ingresos que obtienen las estrellas de TikTok proviene de los patrocinios de marcas, según expertos de la industria.

Uno de los primeros patrocinios de marca de Freixa fue en abril con Princess Polly, una popular marca de moda en TikTok con más de 68 millones de followers que usan el hashtag de la marca. Freixa en ese momento solo tenía unos 50.000.



También trabajó con Poshmark, una aplicación de reventa de ropa con una sólida campaña de marketing de influencersKalo, otra aplicación similar y algunas marcas de moda más pequeñas.

La joven ha comenzado a trabajar con Amazon recientemente a través de su programa de influencers, donde los creadores pueden configurar sus propias «tiendas» de Amazon y ganar una comisión por las ventas.

Además de las marcas de moda que patrocinan su contenido, también ha recurrido al marketing musical en TikTok, donde los artistas o especialistas le pagan para que use una determinada canción en un vídeo.

«Mucha gente me envía un mensaje en Instagram para usar sus canciones», cuenta.

Cobra una tarifa fija por la integración musical, pero solo usa la canción si realmente le gusta o cree que encaja con su contenido.

Por lo general, Freixa publica alrededor de 5 TikToks a la semana y de esos, entre 2 y 3 serán patrocinados. También mantiene la duración de sus vídeos en unos 15 segundos.

Sus tarifas promedio por contenido patrocinado incluyen:

  • Integración de música: 200 dólares (unos 170 euros al tipo de cambio actual)
  • Integración de producto o marca: 400 a 600 dólares (entre 300 y 500 euros)

Estas tarifas han sido verificadas a través de la documentación consultada por Business Insider.

Después de trabajar como niñera vuelve a casa para hacer TikToks

Entre las 8 de la mañana y las 4 de la tarde, Freixa se ocupa de los niños que cuida. Uno de ellos es muy pequeño, por lo que nunca falla una siesta por la tarde.

«Mientras duerme una hora y media, estoy pensando en ideas de TikTok o respondiendo correos electrónicos», explica Freixa. «Por lo general, recibo alrededor de 4 correos electrónicos por día de marcas sobre colaboraciones en la red social».

No suele presentarse a las marcas, sino que responde a las marcas que le contactan.

«Si tengo una idea para un TikTok o una determinada marca, por supuesto que contactaré con ella», agrega.

Además, tiene la costumbre de, al responder a las marcas, incluir un vídeo de TikTok similar que cree que tendría sentido para el producto, con análisis y el rendimiento de esa publicación incluidos.

Una vez que llega a casa del trabajo, entre las 4 y media y 5 y media de la tarde comienza a grabar nuevos TikToks, captando así la última luz natural del día.

«No hago vídeos si está lloviendo», añade.

Sydney BradleyBusiness Insider

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *