Nano, micro o macro: ¿el tamaño importa en el influencer marketing?

Todas las marcas que se topan de bruces con el reto (en absoluto baladí) de colaborar codo con codo con influencers deben plantearse un sinfín de preguntas. Y una de la más importante entronca de manera directa con el tipo de prescriptor que mejor se ajusta a sus objetivos.

Aunque el número de «followers» que los influencers tienen a su vera es solo uno de innumerables factores en los que las marcas deben posar la mira a la hora de implementar sus campañas de marketing de influencia, lo cierto es que el tamaño es un fantástico punto de partida para elegir un prescriptor u otro.



En un artículo para Horizont Mohamad Chouchi disecciona las particularidades de nanoinfluencers, microinfluencers y macroinfluencers para tratar de dar pistas a las marcas a la hora de dar forma a sus estrategias de influencer marketing:

1. Nanoinfluencers

Los nanoinfluencers, que tienen entre 1.000 y 10.000 seguidores, son ideales para aquellas marcas que tienen apalancada la mirada en un nicho muy concreto.

Estos prescriptores están muy unidos a su comunidad de «followers», a los que tienen la capacidad de convencer gracia a la autoridad que rezuman por todos los poros sus publicaciones (una autoridad de la que a menudo no son ni siquiera conscientes).

Los propios clientes de las marcas son un fantástico caladero a la hora de «pescar» nanoinfluencers en el océano del marketing de influencia.

La autenticidad es el gran punto fuerte de los nanoinfluencers, que son particularmente interesantes para marcas pequeñas con presupuestos ajustados e interesadas en las interacciones auténticas y sin trampa ni cartón con su target.

2. Microinfluencers

Con una masa de seguidores de hasta 100.000 seguidores, los microinfluencers son ya líderes de opinión con todas las de la ley, son expertos en una materia en particular y disfrutan de la confianza de quienes se mueven en su ámbito de actividad.

Los microinfluencers son especialmente adecuados para las marcas ávidas de generar más ventas (siempre y cuando se seleccionen siguiendo unos criterios muy concretos). Y se ajustan como un guante a las necesidades de las empresas de tamaño medio con presupuestos no demasiado boyantes.

Estos prescriptores se caracterizan por disfrutar de elevados ratios de engagement y ser más confiables que los macroinfluencers, por tener el foco puesto en un tema específico y por alumbrar contenido de calidad y simultáneamente económico.

En TikTok hay actualmente muchísimos microinfluencers dueños de gran potencial para las marcas en vista de posibilidades de crecimiento a corto y medio plazo.

3. Macroinfluencers

Los macroinfluencers se jactan de contar con entre 100.000 y hasta 2 millones de «followers», son a menudo reconocidos a nivel internacional y se precian de ser las estrellas de la industria del influencer marketing.

Sin embargo, la credibilidad de los macroinfluencers suele ser inversamente proporcional a la de su número de seguidores. Y el ratio de interacciones con su comunidad es baja y no suele superar el 5%.

En este sentido, los macroinfluencers son menos efectivos como generadores de ventas y funcionan mucho mejor en calidad de «brand ambassadors».

Grandes marcas como Levi’s o Chanel trabajan, por ejemplo, con un nutrido ramillete de macroinfluencers.

Aunque son tarifas son a menudo exorbitantes (y totalmente fuera del alcance de algunas marcas), en TikTok hay muchos macroinfluencers con precios bastante económicos (en sintonía con la juventud de la plataforma en la que se desenvuelven).

Vía: Marketing Directo

Foto de portada creado por freepik – www.freepik.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *