Los usuarios ya no quieren influencers con vidas «perfectas y aburridas»

La imagen que se ha ido construyendo con los años en torno al concepto de los influencers es la de iconos de belleza con rutinas ejemplares, viajes espectaculares, un estilo dominado por las marcas y una vida social llena de lujos. En definitiva, «aspiraciones inalcanzables» para el usuario medio creadas por Instagram. Este modelo, a pesar de ser ampliamente reconocido como una huella de la dominación de la superficialidad en redes sociales, ha triunfado durante años. Sin embargo, la pandemia ha puesto en evidencia este modus operandi. Los usuarios se han cansado de la perfección y la monotonía y ahora buscan contenido real y cotidiano.

Este cambio ha estado notablemente impulsado por las limitaciones que ha puesto la pandemia para la creación de contenido. El confinamiento redujo a 0 las posibilidades de hacerse fotos en lugares espectaculares, acudir a fiestas glamurosas o documentar viajes exóticos. Lo que quedó fue el contenido sin filtros y, por ende, la necesidad de una renovación conceptual por parte de los influencers para no perder a sus followers.



“Los influencers se han dado cuenta de que cuando no pueden producir su contenido típico, necesitan hacer las cosas de manera diferente», afirma Ricky Ray Butler, director ejecutivo de la red de marketing de influencers BEN Group. Los usuarios han buscado mucho más el entretenimiento que la admiración o la comparación.

Un ejemplo del cambio que ha resultado muy exitoso es una campaña de L’Oreal protagonizada por la actriz Eva Longoria. Básicamente se trataba de un vídeo subido a la cuenta personal de la actriz en el que esta se teñía el pelo con un tinte de la marca de 9$. El escenario era el baño de su casa, y la filmación se hizo con su propio smartphone, sin filtros ni post-producción. El resultado fue extraordinario. En pocos días el vídeo se hizo viral y se transformó en spot televisivo.

El tiempo dirá si con la vuelta a la normalidad el modelo clásico empleado por influencers vuelve a tomar fuerza o si este cambio enfocado al contenido se mantiene. Por ahora, tanto marcas como usuarios se están readaptando a un nuevo contexto revolucionado por la situación sanitaria global.

Vía: Marketing Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *