Cuando los influencers critican a las marcas con las que trabajan y otras ‘cagadas’ de los reyes de internet

La influencer Marta Pombo volvió el jueves a convertirse en trending topic en Twitter tras unos meses en lo que no estaba haciendo mucho ruido. La primera vez se posicionó en la cresta de la ola por una supuesta infidelidad cometida por su novio unas semanas antes de casarse. Ahora, el tema ha sido muy distinto. Al parecer, Pombo estaba promocionando una marca de productos saludables cuando, tras acabar la colaboración, decidió enviar una historia de Instagram a ‘Mejores Amigos’, una categoría en la que solo están incluidos aquellos que el usuario quiere que vean sus stories más personales. En él, Marta Pombo criticaba a la marca comentando que la masa de tortitas no le gustaba porque «sabía a dieta». El problema surgió cuando, en un despiste, la influencer publicó la historia para todos y cada uno de sus seguidores en vez de para sus allegados.



La cuenta de la marca comenzó a llenarse de mensajes en lo que los usuarios avisaban de la metedura de pata de la hermana de María Pombo. Ya lo sabían y pidieron disculpas al respecto: «Todos nuestros colaboradores los escogemos por su afinidad a nuestra marca, además pueden escoger los productos que les gustan y que habitualmente consumen para promocionarlos. Igualmente, entendemos que hay gente a la que pueden no gustarles. Por ello, hemos tomado las medidas adecuadas. En el futuro prestaremos más atención para que este tipo de cosas no vuelvan a ocurrir», explicaba la marca a través de su perfil de Instagram. Esas «medidas adecuadas» a las que se refieren en foodspring es el de terminar la colaboración con Marta Pombo. Ellos mismos lo confirmaron en un comentario. Por otro lado, en el momento en el que se escribe este artículo, Marta ha subido un grupo de stories para explicar su visión de lo ocurrido quitándole hierro al asunto. Sin embargo, los seguidores no olvidan tan fácilmente.

No ha sido la primera ni será la última influencer que la ‘caga’ a través de sus perfiles en redes sociales. El problema que surge aquí con Marta Pombo, y lo que critican los usuarios, es la falta de transparencia en sus opiniones. ¿Por qué promocionan productos que, en realidad, no les gustan? ¿En qué momento las influencers pasaron de mostrar sus rutinas diarias y productos fetiche a ser un mercado publicitario sin filtro? Los seguidores se han dado cuenta y demandan cada vez más que etiqueten sus publicaciones con el hashtag #ad para conocer que es algo promocionado y andar con cautela.

Tras la desaparición del foro Vogue (que se encargaba -entre otras cosas- de poner en debate las tretas de las influencers) llegó Cotilleando, una web donde se habla con mejor o peor acierto las acciones y las vidas de los influencers y otras celebrities. También las ‘pilladas’ que les hacen a las reinas y reyes de internet. Incluso existe una cuenta en Instagram dedicada a destapar algunas de las mentiras que han surgido de las bocas y las cuentas de las instagramers y youtubers. «Hasta el toto de que me tomen por tonta», reza su biografía.

Ha habido críticas para muchos. De hecho algunos decidieron eliminar sus cuentas de Twitter: como el actor y director Javier Ambrossi, el nutricionista Carlos Ríos y la influencer Dulceida. No soportaron el llamado ‘hate’ que se destila en muchas ocasiones en la red social del pájaro azul. En el caso de Dulceida fueron muchas las ocasiones en las que la catalana se convirtió en tendencia y pocas veces por nada bueno. Una de las últimas ocurrió en uno de los múltiples viajes que realiza a tierras lejanas. En esa ocasión su destino fue África, en concreto Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Los usuarios pusieron el grito en el cielo con algunas de las publicaciones que realizó la influencer durante su estancia.

En una de ellas se ve a Dulceida dándose un baño en la bañera del hotel. ¿Cuál fue el problema de esta fotografía -ya borrada-? El país sufre sequía extrema, algo de lo que informan nada más bajarse del avión. Por tanto, la irresponsabilidad total de darse un baño (y enseñarlo) llevó a los usuarios a comentar este hecho con dureza en redes. Tras esto llegó el regalo de unas gafas a niños de la ciudad, promocionando así su colección de gafas. La polémica fue total y Dulceida volvió a posicionarse en el centro de todas las críticas.

Vendiendo ropa de AliExpress a precio de Zara

Otro de los rumores que se han movido durante el último tiempo, con la proliferación de tiendas online en Instagram, ha sido el de poner a la venta prendas de dudosa procedencia. Esto quiere decir que son muchas las nuevas marcas que venden como diseños y producciones propias, prendas que -en realidad- vienen en un paquete de AliExpress. Una de las influencers que vio sobrevolar sobre sí este rumor fue la instagrammer, youtuber y ex-concursante de Gran Hermano LoveYoli, que fue acusada de haber creado una línea de ropa propia con prendas compradas en el e-commerce chino, con el incremento del precio que ella vio bien para lucrarse.  Las redes sociales ardieron por este motivo y LoveYoli tuvo que salir a dar unas explicaciones que los usuarios ni entendieron ni quisieron entender.

Vía: Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *