Tres recomendaciones para dar una segunda vida a un portátil o a un PC profesional

Si tienes un portátil o un PC que ya no es capaz de cumplir con tus necesidades y no tienes claro qué hacer con ellos no te preocupes, es probable que puedas darles una segunda vida sin esfuerzo, y sin tener que hacer una gran inversión.

En este artículo vamos a compartir con vosotros tres consejos que os permitirán dar un soplo de aire fresco a un portátil o a un PC que parecía tener los días contados, y os permitirá seguir dándoles un buen uso.

Tened en cuenta que es probable que para conseguir un resultado óptimo tengamos que poner en práctica los tres consejos al mismo tiempo, sobre todo si se trata de un portátil que tiene varios años encima y que ha recibido bastante uso.

1.-Instala una unidad SSD

La mayoría de los portátiles y PCs que han quedado «obsoletos» a día de hoy montan unidades HDD. Este tipo de unidades de almacenamiento ofrece un rendimiento muy bajo, presentan tiempos de acceso y latencias elevadas y pueden lastrar de forma notable el rendimiento general del sistema.

Cambiar un HDD por un SSD puede marcar un cambio enorme. Esto se debe a que el SSD carece de partes mecánicas, por lo que no tiene los problemas de un HDD con los tiempos de acceso y las latencias, y es capaz de trabajar a una velocidad mucho mayor. Estas son algunas de las ventajas más importantes que disfrutaremos al instalar un SSD:

  • Arranque y apagado más rápido.
  • Mayor agilidad general en el sistema operativo.
  • Apertura más rápida de documentos, archivos e imágenes.
  • Mayores velocidades de copia de archivos, y de instalación y desinstalación de programas.
  • Funcionamiento totalmente silencioso.
  • Menor consumo energético.

  • Siete startups que están aprovechando la enorme oportunidad del teletrabajo
  • Las 3 reglas más importantes para una buena gestión de personal y que tus trabajadores se sientan reconocidos, según Steve Jobs
  • 11 fechas que marcarán la economía española en 2021, desde el fin de los ERTE hasta el final del calendario de vacunación del coronavirus
  • Las 10 peticiones de los sectores del comercio y la restauración para salvar 120.000 empleos
  • Ideas de negocio para ver cumplido el sueño emprendedor
  • 4 lecciones de negocios (y de vida) que le aprendí a Leonardo DiCaprio
  • 3 formas con las que los jefes pueden generar confianza hacia empleados y clientes en Twitter, Instagram o Linkedin
  • 7 ejemplos de emprendedores que tenían un sueño y lo han hecho realidad
  • 7 razones por las que el teletrabajo será más llevadero para todos en 2021
  • ÉSTA es la CLAVE para vender en LinkedIn.
  • 5 tendencias que señalarán el camino de los influencers en 2021
  • Cómo actualizar tu perfil de LinkedIn para cambiar de trabajo o abrir un negocio
  • El sector TIC es optimista en cuanto al empleo y la facturación para este nuevo año
  • 5 cosas que cambiarán en 2021: edad de jubilación, pensiones, permiso de paternidad, cuota de autónomos y salario mínimo
  • Cómo cambiar de trabajo, ganar más dinero y sentirte más satisfecho

2.-Aumenta la memoria RAM

Muchos de los portátiles y PCs que acaban quedando apartados por falta de rendimiento cuentan, hoy en día, con configuraciones de memoria RAM que rondan, en el mejor de los casos, los 2 GB. Esa cantidad está muy limitada, y solo nos permitirá disfrutar de una experiencia aceptable con sistemas operativos modernos, como Windows 10, si nos limitamos a una tarea poco exigente (ofimática sencilla, por ejemplo).

Solo con doblar esa cantidad e irnos a los 4 GB notaremos una enorme mejora en el rendimiento general del sistema, y si tenemos pensado trabajar con multitarea o con aplicaciones exigentes lo ideal es subir hasta los 8 GB.

Ahora mismo los precios de la memoria RAM están muy bajos, así que es una actualización muy rentable en relación mejora de rendimiento por euro invertido.

3.-Monta una batería nueva

Esto solo aplica si tenemos un portátil. Con el uso normal de un portátil se van realizando ciclos de carga y descarga de la batería que acaban reduciendo su capacidad de retención, hasta llegar a un punto en el que su autonomía es prácticamente nula.

Podemos reducir este efecto haciendo un buen uso del equipo, pero el final será inevitable. Cuando llegamos a ese punto en el que la batería ya no aguanta el tiempo que necesitamos, habrá llegado el momento de cambiarla.

En los equipos con batería extraíble el proceso es muy sencillo, pero en aquellos que tienen una batería interna lo mejor es recurrir al soporte técnico oficial.

Isidro Ros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll UpScroll Up