Jeff Bezos logra la fortuna más alta de la historia en plena crisis de la COVID-19

Jeff Bezos ha incrementado su patrimonio hasta convertirlo en el más grande la historia: ha ganado más de 50.000 millones de euros en los últimos meses, superando los récords anteriores a su divorcio y dejando a la empresa como la mayor beneficiada de la crisis del COVID-19.

Que el coronavirus ha supuesto un mazazo para la mayor parte de las empresas de todo el mundo no debería sorprender a nadie. Sin embargo, en un año tan sombrío para la mayoría de negocios, una minoría ha salido de la crisis más fuerte de lo que entró. Jeff Bezos es, de esta minoría, el que mejor ha sabido aprovecharla.

En medio de la vorágine de cierre de negocios, paro, crisis incipiente y, en definitiva, millones de euros perdidos, el millonario fundador de Amazon ha aumentado su fortuna hasta superar los 150.000 millones de euros (172.000 millones de dólares) al cambio actual, una cifra jamás alcanzada por ningún otro millonario, según índices como el de Bloomberg.

Pero los datos de crecimiento no son menos sorprendentes: más de 50.000 millones de euros ganados en lo que va de pandemia. Siguiendo esta estela, Bezos va camino de convertirse en el primer billonario de la historia de cara a 2026.


  • Siete startups que están aprovechando la enorme oportunidad del teletrabajo
  • Las 3 reglas más importantes para una buena gestión de personal y que tus trabajadores se sientan reconocidos, según Steve Jobs
  • 11 fechas que marcarán la economía española en 2021, desde el fin de los ERTE hasta el final del calendario de vacunación del coronavirus
  • Las 10 peticiones de los sectores del comercio y la restauración para salvar 120.000 empleos
  • Ideas de negocio para ver cumplido el sueño emprendedor
  • 4 lecciones de negocios (y de vida) que le aprendí a Leonardo DiCaprio
  • 3 formas con las que los jefes pueden generar confianza hacia empleados y clientes en Twitter, Instagram o Linkedin
  • 7 ejemplos de emprendedores que tenían un sueño y lo han hecho realidad
  • 7 razones por las que el teletrabajo será más llevadero para todos en 2021
  • ÉSTA es la CLAVE para vender en LinkedIn.
  • 5 tendencias que señalarán el camino de los influencers en 2021
  • Cómo actualizar tu perfil de LinkedIn para cambiar de trabajo o abrir un negocio
  • El sector TIC es optimista en cuanto al empleo y la facturación para este nuevo año
  • 5 cosas que cambiarán en 2021: edad de jubilación, pensiones, permiso de paternidad, cuota de autónomos y salario mínimo
  • Cómo cambiar de trabajo, ganar más dinero y sentirte más satisfecho

A lo largo de esta semana, el magnate ha recuperado el récord que tenía antes de marzo de 2019, momento en que se divorció de MacKenzie Bezos. Tras más de 25 años de matrimonio, el acuerdo de separación dejó a MacKenzie el 25% de las acciones de la pareja en Amazon, lo cual suponía alrededor del 4% de participación en la empresa. Esto, claro, devaluó considerablemente la cartera de Jeff. Hasta hoy.

La mayor parte de la riqueza de Bezos está ligada a Amazon. Posee aproximadamente 57 millones de acciones (12% de la compañía), las cuales se han disparado un 56% desde el último dato de 2019. No es de extrañar, ya que el gigante tecnológico ha sido la empresa que más ha crecido desde el inicio de la pandemia.

Nadie crece tanto como Bezos

Con una amenaza invisible rondando por las calles, el temor a salir de casa se convirtió en un nuevo negocio a capitalizar.

Superados por la amplia demanda de marzo, la compañía emprendió en abril una enorme campaña de contratación de 175.000 personas. Con el paso de las semanas, la compañía se convirtió en el mercado de abastos online para los más reacios a salir de casa. El miedo, sumado al desabastecimiento de los comercios tradicionales en todo el mundo, Amazon ideó una política de suministro centrada únicamente en “productos esenciales”, como artículos domésticos o de higiene. Los ingresos no tardaron en notarse, pero también los costes.

Por momentos, Bezos incluso temió su primera pérdida trimestral desde 2015, pero el tremendo auge de las compras en línea y la creciente importancia de su negocio de cloud en un contexto marcado por el teletrabajo elevó las acciones de Amazon a niveles nunca vistos.

Antes de la pandemia, el valor de estas participaciones era de 1.883,85 dólares (1.678 euros); a día, de hoy, de 2.890,30 dólares (2.570,17 euros).

No es oro todo lo que reluce

A medida que la riqueza de Bezos ha ido in crescendo, su compañía también ha ocupado el centro del foco mediático por las condiciones laborales de los trabajadores de sus almacenes, máximos responsables de la distribución y logística.

En marzo, y debido al riesgo añadido por la pandemia, la empresa introdujo un aumento temporal de 2 dólares en el salario mínimo (15 dólares por hora) de sus empleados en los almacenes de Estados Unidos, una política que se ha dejado de aplicar a principios de este mes. El riesgo sigue igual (de hecho, según los datos de contagio, es incluso mayor), pero el sueldo no acompaña.

Así, los empleados han comenzado una ola de protestas contra la empresa, demandando la recuperación del complemento por riesgo, más medidas de seguridad para los almacenes y explicaciones por la muerte de 8 de ellos, contagiados por COVID-19 durante el empleo de sus funciones.

*Artículo original publicado por Luis Casal en Business Insider

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll UpScroll Up